Wednesday with Goddard (Nicolas Ménard, 2017)

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

Con frecuencia declaro por aquí mi amor al menos es más, y el estilo sencillo y preciso de Nicolas Ménard no hace otra cosa que reafirmarlo.

Sin embargo, que no lleve a confusión la palabra minimalismo: todo esto se aleja mucho de lo simplón y poco preparado, de hecho, es allí mismo donde reside, en la complejidad de lo sencillo, el verdadero creador, aquél que es capaz de expresar con una línea un mundo entero.

Wednesday with Goddard recuerda, inevitablemente desde el título, al Esperando a Godot de Samuel Beckett, y no ha sido sin querer: igual que su inspiración en el teatro, la cinta de Ménard gira en torno a una búsqueda, a una espera de algo o alguien, en su caso a Dios (God-dard). Sin embargo, en la cinta del francés su personaje decide ir a buscar la respuesta que ansía, apartándose con firmeza de los dos hombres que esperan quietos frente a un árbol en la obra de Beckett. Se muestra un personaje osado, un personaje que decide encontrar respuestas guiado por algo tan natural e inherente al ser humano como es la duda. Igual que en su paralelo dramático, Wednesday with Goddard roza con frecuencia el absurdo: presenta situaciones divertidas para tapar un telón de fondo mucho más oscuro y abstracto.

Impulsado en su innato afán descubridor, el personaje se topa con todo tipo de negativas y burlas en su búsqueda de Dios; encuentra el amor, se enamora perdidamente, lo pierde, aprende a vivir con ello…y por fin encuentra su anhelada búsqueda.

No es de extrañar que este corto haya resultado ganador en el festival estadounidense SXSW (South by Southwest) que se ha celebrado en marzo, pues, en tan sólo cuatro minutos, con unos personajes que en sí mismos alcanzan la definición de absurdo, compuestos de trazos rectos y formas geométricas, que contrastan de una manera deliciosa con los dibujos detallados hechos a lápiz por su compañera Manshen Lo, Nicolas Ménard alcanza las cotas más altas de expresión y narración de historias, convirtiéndose en uno de nuestros favoritos del mes y probablemente del año.

Aitor Boada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *