Lo tuyo y tú (Dangsinjasingwa dangsinui, Hong Sang-soo, 2016)

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

La segunda película que veo del director coreano Hong Sang-soo me ha dejado más o menos igual que la primera que vi, también en los cines Renoir de Madrid justo un año antes: tibio.

Tengo que reconocer que tiene mucho mérito el trabajo de Hong Sang-soo. Con unos pocos planos fijos (sólo aderezados por algún zoom), unos pocos personajes, unos pocos escenarios y mucho diálogo es capaz de poner sus películas en los festivales más importantes y en los cines de todo el mundo. No está al alcance de cualquiera, desde luego.

En este caso la película es algo confusa pues la propia identidad de la protagonista es confusa a lo largo de toda la película. Minjong tiene una relación difícil con el alcohol. Su novio le cuenta las copas que se toma y realmente quiere estar con ella. Pero los rumores de que se ve con otros hombres en los bares le hace confrontarla. Ella niega las acusaciones. Se dan un tiempo. Acto seguido la vemos con un hombre. Pero en seguida vemos que aunque la reconocen, ella niega ser esa persona. Y es algo que veremos continuamente, negar la identidad, llevándonos a la confusión de si realmente es otra persona o simplemente es un engaño.

Mientras tanto, el novio disquisiciona sobre el amor, mientras la película orbita en torno a la identidad y el amor, a qué significa el amor, si es dependiente de la persona o de si es más hacia una idea de persona hacia la cual proyectar todos los sentimientos.

En cuanto al estilo es continuadora con la anterior Ahora sí, antes no, con esos zooms tan descuidados, esos encuadres tan poco buscados y esos planos largos que buscaban un propósito: la búsqueda de la naturalidad, casi como buscando que de casualidad aflore la magia entre lo cotidiano. Esto mismo lo dije en la crítica de su anterior película y lo mantengo para esta Lo tuyo y tú.

Reconociendo sus méritos y esa cierta fascinación que surge a través de sus planos fijos, su diálogo, su lentitud y su humor involuntario, se hace algo insulsa a tramos. Es por eso que me deja tibio. Si bien en Ahora sí, antes no había algo de innovación, de giro que te dejaba expectante, en esta no acabas de conectar con el derrotero de la trama.

En el Festival de Cannes el director surcoreano presentará dos nuevas películas, una en la sección oficial y otra fuera de competición. Veremos si sigue por este derrotero o hay algún cambio en su estilo.

Alberte Álvarez

5 Alberte Álvarez

5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *