Life (Daniel Espinosa, 2017)

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

En Life tenemos una película en la que un grupo de astronautas recogen una pequeña muestra procedente de Marte y la analizan buscando rastros de vida en ella. Sin embargo, poco a poco se va complicando la situación y los miembros de la tripulación espacial se acaban viendo involucrados en un importante peligro.

El comienzo de la película hace albergar ciertas esperanzas. El retrato de los personajes es correcto, y el desarrollo de la investigación de la muestra y la evolución de la criatura parece interesante. En este primer tramo de la película tenemos además algunas imágenes poderosas y algún momento realmente inesperado que hace pensar que puede acabar despegando, pero nada más lejos de la realidad.

Llega un momento en el que da la impresión de que todos los personajes se han vuelto imbéciles de repente. Todas y cada una de las decisiones que van tomando son completamente absurdas, y muchos de los elementos que van desencadenando las secuencias de horror y de acción parten de premisas totalmente increíbles, que nadie puede asumir que se den en una misión espacial bajo ninguna circunstancia. Esos son elementos que pueden funcionar perfectamente en un tipo muy concreto de película, pero que pueden hundir otro tipo diferente. Los guionistas de la película son los mismos de Zombieland o Deadpool y allí, con estos mismos elementos de estupidez y decisiones incoherentes por parte de los protagonistas, eran capaces de provocar la risa entre los elementos de acción. Cuando alguien intenta hacer una película seria, como parece ser el caso, debería intentar evitar según qué cosas.

La película tiene sus aciertos, está claro. Las secuencias de acción están bien, y consigue mantener la tensión en todo momento. El director es capaz de combinar con maestría las secuencias del interior de la nave, que evidentemente beben de Alien aunque no llegan ni mucho menos al nivel, con las secuencias del exterior, que también palidecen ante Gravity, pero funcionan correctamente. La evolución del bicho es interesante y nos permite ver diferentes versiones visualmente atractivas, y los actores cumplen su papel. Es una película que se puede disfrutar bastante, si no pides mucha coherencia. Pero aun así no aporta prácticamente nada nuevo al género.

Por tanto, cuando tienes una película de acción y terror espacial que no está mal, pero que no llega a la altura de las grandes, y además tienes unos personajes que a partir de cierto momento siempre toman la decisión equivocada, y el bicho puede seguir sembrando destrucción a su antojo simplemente por la absoluta inutilidad de unos astronautas y una serie de situaciones que son demasiado increíbles para que se produzcan en una nave espacial, aun tratándose de una película, coronado con el tópico de quedarse sin combustible, por ejemplo, es difícil disfrutarla.

Y acaba en un entretenimiento apenas pasable, muy lejos de las posibilidades que podía tener sobre el papel una película de estas características en unas manos más capaces.

6 Juan Romero

6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *