La autopsia de Jane Doe (The autopsy of Jane Doe, André Øvredal, 2016)

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

La primera mitad de La autopsia de Jane Doe es sencillamente magistral. Nos muestra, con el único escenario de la sala en la que se lleva a cabo, la autopsia que un padre y su hijo forenses llevan a cabo a una desconocida que presenta una serie de elementos extraños. Unos magníficos Brian Cox y Emile Hirsch en los papeles protagonistas, el buen hacer del director noruego André Ovredal, director de la imaginativa Trollhunter y un meticuloso guion que va incorporando cada vez más y más elementos inquietantes que aparecen en el cadáver de la desconocida, se bastan y se sobran para mantener el interés en todo lo alto. Y son capaces de demostrar que no hace falta recurrir a según qué cosas para generar tensión.

Las esperanzas de estar ante una película de terror realmente interesante, cosa que sucede muy pocas veces, van creciendo durante toda esa primera mitad de la película. A cada nueva situación extraña que se descubre en el cuerpo de la muerta va aumentando el interés por saber qué es lo que le ha ocurrido, y las explicaciones que va dando el personaje de Brian Cox a lo que puede haber sucedido son realmente interesantes y didácticas.

Y justo cuando uno piensa que puede estar ante una película sobresaliente, todo cambia. Deja a un lado todo lo que ha venido construyendo hasta ese momento y se echa en los brazos de los elementos más convencionales del cine sobrenatural de sustos que es capaz de encontrar. Durante esa segunda mitad uno solo tiene dos opciones. O bien desconectar el cerebro y abrazar la enésima estupidez de lo peor del género, o dedicar todo ese tiempo a pensar en cómo es posible que una película de tensión tan bien construida como era esta degenere en un producto tan prescindible, mientras intenta fijar a fuego en su mente toda esa fabulosa primera mitad.

En todo caso, creo que la película sigue mereciendo la pena, aunque sea solamente por esa primera mitad maravillosa.

Juan Romero

6 Juan Romero

6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *