Entrevista a Mika Kaurismäki

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

If you want to read the interview in english – click here.

Los hermanos Kaurismäki, tanto Mika como Aki, son si duda los máximos referentes del cine finlandés a nivel internacional. Es curioso que los dos vivan fuera de su país, ambos en países lusófonos.

Mika viene desarrollando parte de su carrera como director y productor en Brasil, sin embargo con The Girl King (traducida en España como Reina Cristina) vuelve a Europa en una coprodución internacional (Finlandia, Francia, Suecia, Alemania y Canadá) para contarnos un período de la vida de la Reina Cristina de Suecia.

Después de asistir al pase de prensa de la película nos encontramos con él en el Bar Corona de Helsinki, propiedad de los dos hermanos, para hablar de esta película y de muchas otras cosas.

Estamos en el Bar Corona, propiedad tuya y de tu hermano Aki Kaurimäki. ¿Por qué un bar? ¿Quién tuvo la idea?

¿Has bajado las escaleras?

Sí, ¡he visto que hay un cine! Iba a preguntar por ello también.

Eso estaba primero, ¿sabes? En los setenta compramos este antiguo cine con dos pantallas renovándolo en 1987, ya que esta parte (la que está al lado de las salas de cine) era una tienda, así que había muchísimo potencial de construcción. Había una pared entre el cine y la tienda, así que en 1991, cuando pusieron la tienda en venta, la compramos y construimos el bar en esta parte. Habíamos visto en Francia, España o Italia cines con bares, así que fue una idea muy buena. Tampoco el cine es un cine cualquiera sino un punto de encuentro, en el que puedes ir a tomar un café, etc.

pantalla

Una planta por debajo del bar se encuentra el cine, lo cual no hace muy fácil saber qué es desde fuera. ¿Qué tipo de películas se proyectan?

Cuando empezamos era un cine comercial, una sesión cada noche como otra sala cualquiera. Hace 15 años esto cambió ya que la distribución de películas es un asunto bastante complicado, y tampoco teníamos tiempo para sacar títulos nuevos ya que estábamos produciendo nuestras películas, así que lo convertimos en un cine para eventos, festivales, sesiones privadas, pases de prensa o cosas así.

Tenemos otra pantalla algo más pequeña, la Dubrovnik, ¿Has estado allí? Este espacio lo convertimos en un “multiplace”; hay un pequeño escenario donde se puede dar conciertos, incluso obras de teatro o shows de humoristas o lo que sea, también se pueden proyectar películas pero se usa más para fiestas, conciertos o pequeños festivales como por ejemplo el Helsinki Film Festival, donde proyectan la película y celebran una fiesta, así que se ha convertido más bien en un punto cultural en sentido más amplio.

Desde hace algunos años vives en Brasil. Tu hermano vive parte del año en Portugal. ¿Habláis en portugués cuando estáis juntos?

A veces bromeamos un poco en portugués. También, si estamos en el bar y no queremos que se entere nadie de nuestra conversación hablamos un poco en portugués. Los dos lo hablamos fluidamente siendo nuestro acento diferente, claro. El acento de Aki es de Portugal y el mío es el brasileño, más abierto y melodioso.

Hablando de tu relación con tu hermano, teníais una compañía, Villealpha, que desapareció. Posteriormente fundasteis cada uno la suya propia. ¿Qué sucedió?

En los ochenta, Villealpha era muy activa y vivíamos aquí, haciendo películas juntos, produciendo juntos. No sólo nuestras películas sino también otras. A finales de los ochenta empecé a trabajar fuera de Finlandia, en Nápoles, Berlín… En 1989 rodé Amazon en Brasil, la hice allí por completo. Así que poco a poco empezamos a trabajar cada uno por nuestra cuenta. En los ochenta estábamos juntos, pero en los noventa empezó a pasar esto, por lo que Aki fundó su propia compañía y yo la mía. Es mucho más fácil así porque aunque Villealpha sigue existiendo ya no la usamos. Principalmente porque nos mudamos. No del todo, porque sigo viniendo aquí de vez en cuando y conservo un apartamento aquí, pero principalmente vivo entre Brasil, Berlín y algún otro sitio.

Tienes películas dedicadas a la vida brasileña, principalmente documentales. Lo primero que le viene uno a la mente es que Brasil y Finlandia son bien distintos en el estilo de vida de sus habitantes. ¿Cómo ves la idiosincrasia brasileña? ¿Te sientes conectado a los brasileños?

Todavía tengo a Finlandia muy dentro de mí. He vivido en Brasil desde hace 25 años. Río de Janeiro es el sitio en el que más he vivido en toda mi vida, más incluso que en Helsinki, así que, por supuesto que estoy habituado a su estilo de vida, al principio parecía exótico vivir en Brasil pero ahora es el día a día. Ahora Finlandia para mi es más exótica. Por supuesto, soy finés y no pretendo parecer brasileño, las raíces son las raíces. Tengo hijos en Brasil, los dos hablan finés perfectamente, pero van al colegio y hacen vida normal en Brasil.

¿Es difícil encontrar fineses en Brasil?

Creo que soy el único viviendo ahí, siempre hay gente que se queda un tiempo, medio año, pero que viva realmente allí no he visto a ninguno. Había un par de ellos pero ahora están en Finlandia. Aun así, en Río sí que puedes encontrar algunos [Mika actualmente vive en Salvador de Bahía].

En referencia a su última película (Reina CristinaTyttökuningas en finlandés, The Girl King en inglés) Cristina, Reina de Suecia es presentada como una mujer fuerte, con cierto carácter masculino, pero independiente y apasionada. Ya que los espectadores suecos están más familiarizados con esta figura histórica, ¿Cómo se han tomado este retrato de la Reina?

Yo conocía algo sobre ella por el colegio. Y últimamente está muy en boga debido a libros, obras de teatro y exhibiciones. La gente sabe más sobre ella ahora, pero yo la recuerdo a partir de lo que nos contaba el profesor de historia: una mujer rebelde y una reina bien diferente, eso fue lo que se me quedó en la mente. Empecé a seguir la vida de Cristina, a leer sobre este personaje complejo, pero a la vez interesante, muy moderno.

La gente no sabe mucho sobre ella. Los suecos por supuesto, sí. Creo que son incluso más críticos con ella por su conversión al catolicismo después de los esfuerzos de su padre por la religión protestante, lo que fue un gran crimen. Fue como si la hija de George Bush se hiciera de Al-Qaeda o algo así. Sí creo que esta película va a ser controvertida en Suecia, pero tampoco demasiado, ya que la gente joven tiene una idea diferente del mundo. Pero algo de controversia nunca viene mal ¿no? Ni siquiera en los libros de texto dicen gran cosa de Cristina así que siempre es bueno remover un poco las cosas.

La producción está compartida entre Finlandia, Canadá, Francia, Alemania y Suecia. Muchas partes envueltas pueden hacer las decisiones aún más difíciles. ¿Estaban los suecos conformes con la interpretación que se hace de Cristina? ¿Hubo un acuerdo para que hubiera unas líneas en francés o fue un medio para hacer la película más realista?

Siempre es complicado hacer una coproducción, pero por otro lado era la única manera de poder rodar esta película, ya que es bastante cara. En Finlandia o en Suecia no puedes reunir ese dinero. Aquí lo máximo que puedes reunir es un millón, o medio millón, pero estamos hablando de seis millones así que no había otra manera.

Suecia era un socio natural, tenemos actores suecos como Malin Buska en papeles principales así que están muy bien representados dentro de la coproducción. Con el resto de los socios, normalmente se obtiene dinero de fondos públicos de otros países, así que tiene que verse esa reciprocidad en la película. Tenemos actrices alemanas como Martina Gedeck, que hace de madre de Cristina. Pero en la vida real la madre de Cristina era alemana así que fue una decisión de casting adecuada. De igual manera con los franceses como Descartes, están hablando todo el rato en francés así que tiene sentido. En ese tiempo no se hablaba inglés en la corte, sino francés. La gente me pregunta ¿Por qué la rodaste en inglés? ¿Por qué no la hiciste en sueco? Pero ese sería el mismo error, ya que no estarían hablando en francés, y para más gravedad, la familia real no era sueca, venían de todas partes de Europa. Hoy en día el inglés es el idioma más extendido, antes solía ser el francés pero ahora es el inglés así que de alguna manera tiene sentido que hablen ese idioma en la película.

Girl King

En los años 30, Greta Garbo fue Cristina de Suecia en una película de Hollywood mucho más romántica y convencional. ¿Se inspiró de alguna manera por esta película o prefirió alejarse de este idílico punto de vista que se le dio a Cristina?

Claro que he visto la película un par de veces, a lo largo de los años, antes incluso de pensar siquiera en hacer una película sobre ella. También es de las pocas películas que hay sobre ella. Me gusta Greta Garbo, es una película entretenida pero no quería hacer un remake de esa versión. Cuando hicimos el trabajo de investigación para la película nos encontramos con que Greta Garbo en su época quería hacer una película diferente, no quedó contenta con aquella, pensaba que era un poco absurdo. Ella quería que hubiera una relación con Ebba Sparre (la condesa al servicio de Cristina) en vez del convencional romance, pero Hollywood no lo consintió, no quisieron hacer ese tipo de película.

En relación con la última pregunta, la película parece una película histórica, pero tiene también aspectos modernos, lo que resulta una mezcla interesante. ¿Pensaste específicamente en tratar aspectos controvertidos, como el lesbianismo en una reina y demás en la película o simplemente sucedió así al intentar ser fiel a la historia real?

No quería hacer una película histórica al uso, ese no era mi objetivo, ni siquiera soy un gran fan de las películas históricas. Vi a Cristina como una mujer muy moderna, incluso hoy en día seguiría siéndolo, así que cuando estaba rodando la película pensé en ella como una mujer contemporánea que está tratando de averiguar qué hacer con su vida, como muchos de los jóvenes de nuestra época también.

Hoy en día tenemos muchas guerras, guerras religiosas en el mundo y en Europa y nada está asegurado, la gente joven no sabe qué hacer con su vida. Cristina tenía todo éso y además tenía libre albedrío. Y aquello era una novedad, la idea de René Descartes de que no todo tenía que estar escrito en la Biblia ni decidido por Dios, sino que tú puedes tener tu libre albedrío. Y esa fue la idea que seguía ella. Y hoy en día es lo mismo. Si debemos hacer lo que se espera de nosotros o hacer las cosas a nuestra manera, por eso quería hacer una película moderna. Evidentemente es una película de época, así que los vestidos y todo es históricamente correcto. Pero es un acercamiento bastante moderno, un acercamiento psicológico.

Reina Cristina fue rodada en 37 días. ¿Cómo de complicado fue ese rodaje? En una película de estas características, el diseño de arte es muy importante, eso pudo hacer todo un poco más lento, intentando dar en el clavo en cada detalle, por ejemplo hay que ser muy cuidadoso con la luz en un horario tan restringido.

Fue muy complicado. Teníamos un presupuesto muy limitado. Quiero decir, es un presupuesto grande para Finlandia, pero muy ajustado para este tipo de película. Uno siempre tiene mucha más libertad y mucho tiempo para rodar en películas más pequeñas. Y rodar esta película en solo 37 días, con todos los vestidos, y los cambios de vestuario fue difícil.

Teníamos que rodar cada día por lo menos dos escenas diferentes, con vestidos diferentes, y distintos peinados y maquillaje. Cada escena necesitaba por lo menos dos horas para el cambio de vestuario, así que teníamos muy poco tiempo para rodar cada escena y tenía que estar muy concentrado para conseguir al menos lo mínimo imprescindible. De hecho al director de fotografía todo esto le vino bien porque los cambios de vestuario tardaban tanto que tenía tiempo de sobra para iluminar correctamente cada escena.

También había multitud de extras en algunas escenas al final de la película, algo difícil de manejar, supongo.

Apenas tenía un par de grandes escenas en la película, porque es algo que no me interesa demasiado. Pero esa escena en particular era el regreso de la guerra. Que es en realidad el comienzo de la Unión Europea, y por eso es por lo que quería tener esa escena tan grande. Y fue muy complicado pero sobre todo porque no teníamos nieve. Algunas veces teníamos que cambiar el guion sobre la marcha. Incluso tuvimos que traer nieve, o poníamos sábanas en la tierra para cubrirla.

¿Por qué y en qué sentido querías llevar una línea filosófica en la película? ¿Podríamos decir que es el hilo conductor de la película?

Tenemos la historia de amor con Ebba, y el libre albedrío con René Descartes, que es bastante filosófico. También está la relación que tiene con su figura paterna y la alta sociedad de la corte. Era una mujer joven entre todos esos hombres oscuros y conservadores, con todas esas intrigas y juegos políticos. Esos son los temas principales que escogimos para la película porque había tanto material que podríamos haber hecho varias películas más sobre ella. Incluso en el período posterior a su abdicación hubiera sido muy interesante porque por ejemplo también quería ser reina de España. Había muchas intrigas. Creo que hay un documental español que cuenta esa historia. El principal problema con el guion era reducirlo, así que decidí contar los 10 años que transcurren entre que se convierte en reina con 18 y su abdicación a los 28.

El aspecto filosófico se centra en ese libre albedrío, el que deberías hacer lo que es bueno para ti y no lo que te dicen que hagas, ser libre y ser feliz. Es complicado porque normalmente los jóvenes quieren ser reyes o reinas. Pero ella abdicó, hizo lo contrario. Aunque ella siempre pensó en sí misma como reina, porque nació como tal. E incluso después de la abdicación se siguió comportando como una reina. Como una dictadora que podía decidir cuánto quisiera, así que no fue fácil para ella abdicar. Hubo por detrás mucha manipulación política, lo que podría ser otra película, hay tantas cosas.

También está el tema de la alquimia, de la que tenemos un poco con esa Biblia demoníaca. Hay tantas cosas que incluso la alquimia podría ser el tema de otra película.

Cartel

La interpretación de Malin Buska está muy depurada y es muy natural. ¿Cómo fue el trabajo con la actriz? ¿Hizo trabajo de investigación acerca de la figura y tuvo libertad a la hora de dar vida a la reina o fuiste muy específico en la interpretación que querías que hiciera?

La seleccioné para el papel mucho antes de que empezáramos a rodar. Pasaron tres años ya que nos llevó mucho tiempo encontrar la financiación, por lo que tuvimos mucho tiempo para hablar sobre este tema. Así que cuando empezamos a rodar más o menos sabíamos que tipo de Cristina iba a hacer. Por supuesto ella hizo investigación por su cuenta, pero también la hicimos juntos y debatimos sobre lo que iba a hacer.

Ella (Malin) sólo había hecho una película antes de esta y ni siquiera era un papel principal, era uno secundario. Vi esa película por casualidad y pensé en ella como una actriz interesante para Cristina. Quedé con ella en Estocolmo y me encontré con que ya sabía mucho sobre Cristina, y que incluso su segundo nombre es Kristina en honor a la reina, ya que su madre y su abuela eran grandes fans de la monarca. Así que ha crecido escuchando las historias de la reina. Se puede decir que había nacido para este papel. Es muy rebelde como actriz. No es la típica actriz estándar, sino que sabe lo que quiere. O por lo menos sabe lo que no quiere. Es alguien muy diferente por lo que fue muy fácil hacer que fluyera el espíritu de Cristina.

Tu hermano y tú sois seguramente los fineses relacionados con el cine más conocidos para los cinéfilos en España ¿Cómo te sientes al respecto?

Por supuesto que es bonito tener un seguimiento fuera del país. Es difícil para los cineastas fineses, y por eso no hay tantos directores fineses. Sobre todo por el idioma. Hacemos películas fundamentalmente para Finlandia, por el idioma. Es muy difícil para una película finlandesa viajar por el mundo. Bueno, a través de festivales a veces consigues distribución, y afortunadamente conseguimos tener una gran distribución en países europeos y del resto del mundo, aunque a pequeña escala. Pero sí, es genial haber podido enseñar mis películas en España.

Muchas de mis películas han sido distribuidas allí, y esta también, así que estoy muy contento. Por cierto, creo que este va a ser mi mayor estreno en España. En España creen en el doblaje y van a estrenar las dos versiones, la versión original y la doblada. A mí personalmente no me gusta el doblaje, pero este va a ser un estreno grande, y tienen que hacerlo así.

Tristemente Peter von Bagh falleció el año pasado. Era un erudito del cine. Tenía libros sobre vosotros y, juntos, creasteis el Midnight Sun Film Festival en 1986. ¿Cuán dura fue su pérdida para el cine y para vosotros?

Era una de las personas más cercanas para mí, aquí en Finlandia. Y especialmente ahora que he estado viviendo fuera, era una de las pocas personas con las que tenía un contacto estrecho. Tanto a nivel personal, como en relación con el festival, así que ha sido una gran pérdida. Sabíamos que estaba enfermo y que esto podía pasar, así que de alguna manera estábamos preparados, no fue una sorpresa.

Todo el mundo estaba allí en el festival el año pasado, el primero sin él, y mucha gente preguntaba “¿Vais a seguir con el festival ahora que no está?” y por supuesto que no vamos a parar. Y fue muy bonito ver más gente que nunca en el Festival. Y su espíritu estaba allí. Peter era toda una entidad. Se preocupaba mucho por el cine. Tenía una intensa opinión sobre las películas. Era toda una enciclopedia cinematográfica.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto o prefieres tomarte un descanso en Brasil antes de retomar otra vez la dirección?

De hecho hice otra película después de esta, Elämälta kaiken sain, con Vesa-Mati Lori, que se estrenó en Agosto [en Finlandia] y que creo que sigue en cines. En inglés se llama Homecoming. La hicimos justo después de Reina Cristina, pero se estrenó antes. Es una pequeña película finlandesa.

Y como el año pasado rodé dos películas, no tengo nada preparado para este año, de momento. Puede que ruede algo a pequeña escala. Pero estoy preparando y escribiendo una historia para rodar en 2017. Y me gustaría mucho hacer una película brasileña, porque he hecho películas y documentales en Brasil, pero siempre con financiación europea. Y me gustaría hacer una película brasileña, porque llevo mucho tiempo viviendo allí y creo que es hora de hacer al menos una película totalmente brasileña. Con financiación brasileña, actores brasileños y rodada en portugués.

Y siempre tengo otros muchos proyectos. Tengo uno en EEUU, solo para dirigir, y otro en Alemania, esperando. Hay incluso una coproducción de España y Argentina en la que estoy involucrado. Estoy esperando a que alguno de estos proyectos se ponga en marcha. Tengo muchos proyectos en desarrollo. Antes solía hacer una película, paraba, y empezaba de nuevo a escribir. Empezar, parar y volver a empezar. Pero ahora he conseguido estar rodando casi todo el tiempo, y llevar varios proyectos a la vez. ¡La máquina no se para!

Beatriz López Romero

firma

‘Reina Cristina, la mujer que fue Rey’, se estrena en España el 15 de abril.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *