Entrevista a Amarna Miller

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 0 Flares ×

La vallecana Amarna Miller (Madrid, 1990) es una de las musas del cine porno español y apostamos fuerte a que una de las chicas más adorables a nivel mundial. Licenciada en Bellas Artes, su tesis entrelazaba el videoarte con el lenguaje fotográfico y el discurso de las películas X. Nos disponemos a hablar de su carrera y de la industria del cine porno, así como los límites que separan lo porno, lo erótico y lo comúnmente considerado cine de autor.

A los 18 años ya te planteaste entrar en la industria pornográfica como hobby. Dices que tenías –y tienes– la libido muy alta, pero a esa edad todos los chicos y chicas la tienen. ¿Qué más fue lo que te empujó a lanzarte?

En primera parte el afán exploratorio, las ganas de probar cosas nuevas. Por otro lado siempre me ha gustado mucho el sexo, siempre he tenido ganas de experimentar alrededor de la sexualidad y el porno me parecía una opción muy buena para juntar ambas cosas, y además, para mí, uno de los puntos más importantes es el hecho de viajar. En este trabajo tienes una libertad de horarios y de organización muy amplia. Como soy yo misma la que se organiza todo, soy mi propia jefa. Puedo viajar a donde quiera, normalmente con gastos pagados, rodando en algo que me gusta, así que me parecía que cumplía todos los puntos.

El primer rodaje supongo que es algo que se te queda grabado para siempre, sea la escena que sea. ¿Cómo fue ese primer contacto con las cámaras? ¿Ibas dispuesta a actuar o comportarte con naturalidad? ¿Qué cambió en tu interacción en el rodaje a lo largo del tiempo?

Esta pregunta me la han hecho muchas veces. Yo ni siquiera me acuerdo bien de mi primer rodaje porque yo con Omnia-x (su productora) llevaba ya grabando un año haciendo mogollón de cosas, entonces cuando salí fuera e hice cosas con otra productora para mí fue como otro rodaje más. No supuso un shock, no fue algo que me sorprendiese de ninguna manera, supongo que era un solo o un lésbico porque era con Abbywinters.com. Fue en Ámsterdam y estuve cuatro días más o menos rodando todos los días. Mi trabajo en la industria siempre ha sido muy escalón por escalón. Al fin y al cabo cuando trabajas con tu sexualidad que es algo muy frágil tienes que tener cuidado de no romperla y yo personalmente prefería ir muy poco a poco e ir viendo como me sentía en el ambiente, como iba evolucionando mi sexualidad, como iba yo entendiendo el hecho de estar representada en público, el exhibicionismo, y según me iba sintiendo a gusto con las cosas pues iba probando más.

Amarna Miller 1

Ahora ya eres una estrella dentro del mundillo. Además eres un poco una especie de musa porno para los hipsters y modernos y modernas varios. ¿Cómo vives el fenómeno fan? Aparte que desde la entrevista con Risto Mejide habrás aumentado mucho tu popularidad.

Lo he notado mucho en las visitas del blog, el día de la entrevista tuve un pico de 35.000 visitas, menos mal que preparé el servidor. ¿Cómo vivo el fenómeno fan? Una cosa de la que me he dado cuenta últimamente, porque antes no lo había vivido con tanta intensidad, es que estadísticamente cuantos más seguidores tienes más trolls aparecen. Si por cada 100 seguidores hay un troll por cada 100.000 hay 1.000, así que últimamente estoy recibiendo muchísimas críticas que es una cosa a la que normalmente estoy acostumbrada, sobre todo a partir de la entrevista de Risto, que sí que está orientada un poquito más mainstream. Como yo normalmente participo en entrevistas para medios más alternativos o específicos no recibo muchas críticas, porque la persona que llega ahí ya sabe lo que va a leer, ya sabe que soy actriz porno, etc., pero claro, lo de Risto es la televisión, todo el mundo ve la televisión así que sí, estoy recibiendo mogollón de críticas. ¿Cómo lo llevo? Por una parte me siento totalmente halagada cuando alguien me escribe que soy su inspiración o que sigue mi trabajo, para mí es una cosa que jamás habría podido soñar, el hecho de poder inspirar a alguien que además no me conoce en persona. Y luego por otro lado está el contrario, el fenómeno hater, el de la gente que critica y es mala. Al principio sí que me sentía un poco atacada personalmente porque al final la gente se mete con partes de tu personalidad basándose en un tanto por ciento muy limitado que tú has dejado ver al público. Por mucho que la gente vea mi blog y mis entrevistas, al final lo que se ve de mi es un 2% porque no tendría tiempo para mostrar más y resulta un poco frustrante el hecho de que haya gente metiéndose contigo por ese 2% pero bueno, en el fondo ya llegado este punto que cada uno haga lo que quiera, nunca llueve a gusto de todos.

Ser una estrella porno te da cierto altavoz para expresar tus opiniones y tener un cierto eco, aunque a la vez no sé si hace que no se te tome lo suficientemente en serio. ¿Te beneficia o te perjudica el ser una actriz pornográfica para que tu mensaje se entienda?

Ambas, me perjudica y me beneficia. Me beneficia por una parte porque tengo más visibilidad, el hecho de ser un personaje activo en las redes sociales, con una base de seguidores amplia, me da la opción de que mi mensaje llegue a cuantas más personas posibles, lo cual es beneficioso. Negativo porque por la profesión a la que me dedico mi mensaje queda descalificado en plan de “¿A ésta quién la va a escuchar? Si fuese inteligente se dedicaría a algo que tuviese que ver con su cerebro, no con su cuerpo”, que es el mito al que yo personalmente, y todas las actrices, nos tenemos que enfrentar que es el de “si estás trabajando con tu cuerpo es porque no puedes trabajar con tu cabeza”, lo cual implica que eres tonta o que no tienes una base cultural o unos requerimientos como para poder dedicarte a otra cosa que no sea follar. Me sigue haciendo gracia y me parece una forma de romper estereotipos, el hecho de que haya gente que salga ahí fuera y diga oye, que podemos hacer ambas cosas, que es compatible, se puede ser guapa, vivir de tu imagen y a la vez tener un discurso que pueda resultar interesante.

Amarna Miller 2

Amarna Miller 3

Este discurso que tienes es un discurso potente viniendo del sector de dónde vienes. Feminismo y críticas al heteropatriarcado desde una posición contradictoria donde trabajas para una industria que tú misma has considerado abusiva, con pocos derechos y de carácter más bien machista. La concepción de intelectual que tenía Jean Paul Sartre iba precisamente por ahí: alguien que se da cuenta de la contradicción en la que vive y lo explicita es un intelectual. Ponía el ejemplo del físico nuclear que hace sus investigaciones, pero se da cuenta que puede estar avanzando la guerra atómica. En la medida que se da cuenta de su propia contradicción y la denuncia es considerado por Sartre un intelectual. ¿Ves parecido tu caso?

Como inciso, me gustaría puntualizar que en realidad cualquier industria es abusiva, se habla mucho de la pornografía porque nos dedicamos a algo que la gente considera inmoral, que es el dedicarte al sexo, pero cualquier industria tiene su parte buena y su parte mala. Lo que yo intento decir con todos estos post sobre lo de Budapest, el tema de problemas laborales, legalidad… no es quejarme de la industria, sino explicar que hay cosas que podrían mejorar. Y este punto me parece muy importante porque hay un gran problema, que es que la única cara que se muestra de la industria pornográfica es la cara mala: los castings falsos, las chicas engañadas, chicas de 18 años que se meten sin saber lo que estaban haciendo… Ahora hay un documental que se llama “Hot girls wanted” que refleja este afán de victimizar a la actriz porno y que a mí me acaba repateando un poco. Es cierto que existe una parte mala pero al igual que existe en absolutamente cualquier trabajo; igual que hay camareras trabajando por 4 euros la hora, gente que no está encontrando trabajo teniendo tres carreras… me refiero, que esto existe en todas las industrias y yo personalmente no considero que la industria pornográfica sea más; tenemos una serie de problemas relacionados con nuestra profesión, por ejemplo que no exista un convenio colectivo adaptado a nuestros requerimientos, no existen asociaciones de actrices y actores porno… hay algunos vacíos, pero tienen más que ver con un tema administrativo o legal que sería fácilmente solucionable –si nos conseguimos coordinar de una vez– más que una cosa de queja intrínseca.

Después de este matiz, no entiendo mi discurso como una contradicción, yo soy muy criticona –esto es un hecho– si estuviera trabajando en Google probablemente criticaría a Google; todo tiene sus fallos y a mí me gusta la efectividad. Me gusta que las cosas funcionen perfectamente. Esta dicotomía la entiendo desde el cambio, desde la reforma social, desde un poco la queja para poder cambiar las cosas, no simplemente decir esto está mal, sino poder encontrar una solución, así que igual que se habla de que el porno es machista, no nos quedemos en eso, quedémonos en: hay parte del porno que es machista, creemos pornografía que no se adapte a este sistema heteropatriarcal. Es así como lo vivo. Me quejo de muchas cosas, pero es con un ánimo de cambio y no simplemente de crítica. Hay muchas cosas de la industria que no me gustan, y yo creo que eso se nota dentro de mi discurso, pero siempre que me quejo de ellas es para poder cambiarlas, no simplemente para decir que estoy en una industria mala.

Sasha Grey es otra actriz porno que se ha movido un poco fuera de la norma. Ha escrito varios libros y ha apoyado algunas causas sociales. Aparte se ha metido en el cine comercial en el que parece que no le va mal, trabajando, por cierto, con Nacho Vigalondo. No sé si percibes cierto reflejo de ella en ti o en realidad no tenéis nada que ver.

Para mi Sasha ha sido un referente, antes de que me metiese al porno yo ya seguía su trabajo, primero como actriz y después como personaje público. Sin embargo, no sigo la estela de nadie, yo soy yo misma y no intento parecerme a ninguna otra persona. Es cierto que con Sasha sí que comparto algunos gustos, por ejemplo el gusto por la literatura y otros que no, por ejemplo la melomanía, el gusto musical, que Sasha es súper ferviente admiradora de varios grupos y yo soy más “bueno, me gusta la música pero sin más”, así que es cierto que podemos tener nuestras referencias en común y otras que no (ríe), pero como con cualquier otra persona.

AmarnaMiller

AmarnaMiller1

Desde hace tiempo la pornografía y erotismo considero que se viene fragmentando en diversas corrientes. Por un lado el cine porno típico, como decía antes, pero luego está el territorio camgirl de chicas y chicos que realizan performances en directo por webcam y en el otro extremo tenemos un cine de autor con altos contenidos de sexo explícito (9 songs de Winterbottom, La vida de Adèle de Kechiche, Nymphomaniac de von Trier o El desconocido del lago de Alain Guiraudie). También tenemos cine porno, puramente hablando, que intenta alcanzar cotas de calidad, valga como ejemplo Erika Lust. ¿Cómo consumidora/espectadora, qué te interesa más?

Me parece maravilloso que hayas hecho estas divisiones, porque lo que normalmente la gente hace es: porno, arte, cine. Como aspectos separados que no pueden converger entre sí, y me encanta la división que has hecho porque estás rompiendo estas fronteras, me parece una cosa súper importante. Cuando estoy viendo algo realmente no pienso cuál es la frontera, no pienso “¡¿Oh dios mío estaré viendo porno, estaré viendo cine?!”. Me estoy acordando por ejemplo de la primera escena de Anticristo, que es una toma en blanco y negro a cámara lenta de una pareja follando, que es preciosa, una pasada, y esto está entendido como cine indie, de autor… y sin embargo, si metes ese mismo plano dentro del contexto de xhamsters se convertiría en una película porno, al final es el contexto donde tú lo mires más que realmente lo que algo sea.

Lo que me gusta no lo divido por etiquetas, más bien es lo que me llama estéticamente, por diferentes motivos. En el porno puede ser por las prácticas que se están realizando, dentro de una película puede ser por la estética, esta escena por ejemplo a mí se me quedó grabada porque me pareció súper bonita y visual, Nymphomaniac tuvo muchas críticas pero a mí me encantó porque tiene un rollo como bizarro y cómico a la vez que me resulta muy atractivo. Con respecto a las cams yo no soy consumidora, no es una cosa que a mí personalmente me guste, pero entiendo dónde puede radicar el morbo de poder tener una interacción directa con la persona con la que estás hablando. La pornografía obviamente me gusta y todo el “porno de autor” del rollo sexart, xart, femjoy me encanta, me parece que han conseguido coger toda la estética de la cinematografía y llevarlo al campo del porno explícito o erótico.

Este año en el festival de Cannes Gaspar Noé presentó Love, que aún no se estrenó en España. Ponte en situación: festival de Cannes con gran parte del mundillo del cine de autor en la sala viendo la peli de Love en 3D. En cierta parte de la película esta gente ve en tres maravillosas dimensiones como un tipo se corre a cámara, es decir, en la cara del espectador. ¿Se están difuminando las barreras entre el cine porno de calidad y el cine de autor con sexo explícito? ¿Hay diferencias?

Espero que sí, haces una buena mención a Gaspar Noé, que es uno de mis directores favoritos ever. Me acuerdo cuando estaba viendo las escenas finales de sexo de Enter the Void, estaba pensando “esta es la pornografía que yo quiero ver, esto me pone mucho más que un vídeo de Reality Kings”. Tengo muchísimas ganas de ver Love.

Aparte de todo eso resulta que de unos años a esta parte estas fronteras se están disolviendo un poco más, pero igual que antes estaban más disueltas, en los años 80 había autores de cine mainstream que no tenían miedo de mostrar una chica en topless como un matiz, no como algo en que se basase toda la película. Ahora mismo cuando aparece un desnudo de una actriz en una película convencional parece que la película gira en torno a ese desnudo, cuando en realidad tiene que ser un matiz del personaje. Así que sí, me parece que se están empezando a disolver y me parece muy productivo porque al final es muy hipócrita el hecho de eliminar las escenas de sexo explícito dentro de las películas convencionales simplemente porque es algo que pueda implicar que la película sea denominada para mayores de 18. Es una estupidez, al final el arte no debería tener esos límites. Me hace gracia que me preguntes esto porque mi proyecto de fin de carrera en la universidad era básicamente un ensayo sobre esto: cómo se pueden desdibujar los límites entre en lenguaje cinematográfico, el pornográfico y el medio artístico.

Me acuerdo cuando estaba viendo las escenas finales de sexo de Enter the Void, estaba pensando ‘esta es la pornografía que yo quiero ver, esto me pone mucho más que un vídeo de Reality Kings’.

Bien es cierto que siempre hubo cine de alto contenido sexual de calidad, aunque quizá más consciente de sí mismo. Estoy pensando en Tinto Brass o en Walerian Borowczyc (director polaco de Cuentos inmorales). Ahora quizá el testigo lo recoge Larry Clark o el propio Noé, pero de una manera más tangencial, o con menos ánimo de excitar y más de provocar. No sé si crees que se está yendo a peor o a mejor en este tipo de propuestas.

No lo considero como peor o mejor, me parece que es diferente. Cualquier evolución es una evolución, no puede ser ni una cosa buena ni una cosa mala. Obviamente Tinto Brass, Russ Meyer, todos estos cinematógrafos que se dedicaban a hacer un producto con la intención de erotizar al espectador ahora mismo no tendría cabida porque eso no se expondría en una sala de cine, cuando en su momento sí que se hacía. Sin embargo, cuando Larry Clark presenta la sexualidad (además unos temas bastante punzantes como puede ser la sexualidad infantil, el tema de las ETS en niños, suicidios adolescentes), todo gira un poco alrededor de este morbillo relacionado con el sexo, me parece bien, una evolución, algo nuevo. Hubo una serie de cortos que se estrenaron hace unos años que se llamaba Destricted, era todo un dvd con cortos de Larry Clark, Marina Abramović, y un poco mezclando gente que está dentro del ámbito cinematográfico y gente que está dentro del ámbito artístico. Todos tratando el tema del sexo de maneras diferentes. Me pareció espectacular el hecho de que se editase un dvd con este fin. Lo que sí me he dado cuenta es que de un tiempo a esta parte el porno se ha puesto de moda, se está convirtiendo en algo trendy y creo que parte de ello tiene la culpa Sasha Grey que ha sido el primer referente de actriz porno que pasa del ámbito pornográfico al ámbito cultural. Es genial porque al final los límites lo único que hacen es impedirte entender otras cosas. Hay que estar abierto.

De un tiempo a esta parte el porno se ha puesto de moda, se está convirtiendo en algo trendy y creo que parte de ello tiene la culpa Sasha Grey.

A parte del sexo en las películas está la representación del cine para adultos en las películas. La verdad es que no es algo muy habitual. Tenemos Boogie Nights, inspirada en la historia de John Holmes, donde vemos una industria plagada de gente con problemas de todo tipo. Está About Cherry donde al cine porno se entra de una manera entre fascinada y subyugada por otras personas y luego ya está la comedia hollywoodiense, que en ocasiones ha explotado este tema, por ejemplo Zack and Miri make a porno. En España tenemos Hermosa Juventud, donde una pareja joven envueltos en esta crisis acaban rodando para Torbe para sacarse unos euros ¿Consideras realista la visualización que hace el cine convencional del cine porno?

Normalmente no, porque se presenta sobre todo la parte más sórdida y esperpéntica de lo que es la industria. Aunque también me gustó Zack y Miri hacen una porno porque presentaban sin complejos, en plan no pasa nada, cuando el resto de películas lo que intentan hacer es el porno como última alternativa, el porno por necesidad o un lugar en el que realmente no quieres estar. Me acuerdo de Boogie Nights con todo el mundo drogadicto, todo el mundo pillando ETS entonces claro, era una locura y es cierto que en los años 80 e incluso a principios de los 90 la pornografía era así: un lugar sórdido donde la gente se metía para encontrar dinero rápido, pero ha cambiado muchísimo desde entonces y realmente yo no he visto ninguna película ni documental que presente cómo es la sexualidad en el porno hoy en día.

Sacaron un documental que estaba relativamente bien sobre kink.com que sí que presentaba un poco cómo era un rodaje, donde hablaban los chicos poniendo sus límites –esto sí, esto no, hasta aquí– porque si no lo que se hace es satirizar la situación, convertirlos en conejillos de indias, elementos circenses a quien señalar con el dedo y decir “mira, ese es actor porno”.

Precisamente en kink.com hay una cosa que me llama mucho la atención y es que no solo tú, sino todas, salís antes y después de la sesión hablando con el cámara, en plan entrevista. Y siempre os preguntan que qué es lo que más os ha gustado y demás. Y son cosas bastante fuertes, de ataduras y escupir y cosas así… y salís encantadísimas con la experiencia. Esto es más curiosidad que otra cosa, pero ¿sigues con el personaje aún o hay cierta sinceridad?

Yo no tengo un personaje, ni en este vídeo ni en ninguno. Para mí, la persona que veis delante de la cámara, quitando el nombre que al final es una tontería lingüística (Amarna – Marina, lo que queráis), la persona es la misma y yo todas las cosas que hago delante de la cámara es porque me gustan, así que realmente no existe un “hasta aquí acaba el personaje y aquí empieza mi vida real”. Es lo mismo y el sexo que practico delante de las cámaras podría ser mi sexo en la intimidad. Con esta productora en concreto, que es de bdsm, las sesiones son especialmente intensas. Obviamente cuando tu aceptas una sesión con kink sabes el tipo de intensidad que ellos tienen, así que yo doy por hecho que el resto de las chicas cuando aceptan también saben a lo que van. Yo soy seguidora y espectadora de kink desde antes de meterme al porno incluso, así que en realidad ya sabía perfectamente a lo que me exponía y, aun así, cabe recalcar que el producto final que se ve en el vídeo no es igual que detrás de las cámaras. Es un rodaje absolutamente controlado en el que tú pones punto por punto lo que quieres hacer, qué límites tienes… Está todo hecho a la medida de la sumisa, a lo largo de todo el vídeo se puede intuir que se está haciendo lo que el dominante quiere cuando en realidad eres tú desde el principio la que pone todos los puntos sobre las íes, así que es complicado que eso vaya más allá.

Amarna.Miller bdsm

Y hablando de la industria, en general: ¿qué futuro tiene el cine porno típico, por así decir, el de productoras grandes?

La industria porno tiene un problema muy grande de monopolio. Hay una empresa americana que se llama MindGeek que está absorbiendo todas las compañías pequeñas y está creando un gran imperio. Casi todas las empresas grandes de pornografía actual que te vienen a la mente cuando piensas en porno, me refiero a Brazzers, Reality King, incluso Playboy pertenecen en realidad a la misma empresa que es MindGeek. Los problemas de esto son que el monopolio siempre reduce las posibilidades y las opciones. Si toda la industria pertenece a una misma empresa implica que las opciones se van a ver reducidas y que las prácticas a realizar y las condiciones de los rodajes serán los que quiera una sola empresa, lo cual es malo. Si esto sigue así, de aquí a unos años, toda la industria pornográfica mainstream será de esta empresa y eso es un problema. Contando con que esto no ocurra, yo cruzo los dedos para que la evolución de la pornografía sea abrir nuevos horizontes y explorar nuevas fronteras. Hablando de productoras pequeñas, últimamente están saliendo muchas compañías que apuestan por nuevas formas de ver la sexualidad y nuevas formas de representarlas, como fourchambers en Inglaterra (que además es una chica encantadora que tiene mi misma edad). Gente joven trabajando por hacer algo nuevo. Aquí mismo, en Barcelona, tenemos unos chicos que se llaman BlackMind Studios que se dedican a rodar vídeos de parafilias con ánimo de quitar la estigmatización, hacer prácticas que no son las convencionales dentro de la pornografía, rodada de una forma muy estética, muy cinematográfica, y presentándolas como algo normal, que es otro de los problemas del porno. Meten en el cajón de lo que es normal lo que no es normal y atención, que lo que es normal son dobles anales, dobles penetraciones, bukkakes… son cosas muy locas, y luego cosas como sexo con transexuales y bdsm está en el cajón de lo bizarro, no únicamente para la industria sino también para la gente que consume porno. Cuando ven algo con lo que ellos se sienten identificados dentro del cajón bizarro o parafilias, se piensan como una patología, y eso genera un problema.

Para terminar, no sé cómo te ves dentro de 5-10 años. ¿Le ves continuidad a tu carrera de actriz pornográfica o quizá de directora? ¿Quizá te veamos más en tu faceta de escritora o incluso como actriz de cine comercial?

Yo no me planteo el futuro a largo plazo, básicamente porque me parece que los planes a largo plazo se rompen en el 100% de los casos, así que lo que voy haciendo es ver cómo va evolucionando mi vida y mis posibilidades. Voy tomando las opciones que más apetecibles me parecen o las que creo que me van a hacer más feliz o me van a reportar mayores beneficios y voy abriendo puertas y cerrando otras. Surgen de forma natural, me parece que si realmente me planteo que de aquí a 5 años quiero estar en el Sáhara haciendo fotos de niños pobres, existen unas posibilidades bastante reducidas de que esto ocurra pero sin embargo si en mi vida y dentro de mi carrera profesional voy tomando las opciones que a mí realmente me parecen, va tomando el curso natural, voy a dejar que fluya que es como yo entiendo que debería ser la existencia.

Mi libro se llama “Manual de Psiconáutica” porque la psiconáutica literalmente traducido es “marinero o navegante de los sueños” y así es como me veo yo y es mi forma de responder a tu pregunta, me veo con un navegante sin un rumbo fijo. Estoy tomando el rumbo que más me apetece tomar porque al final si tomas un rumbo fijo acabas cegado por la meta en vez de disfrutar de las cosas del destino y del camino. ¿Cómo me veo dentro de 5 años? desde luego hay una serie de cosas que a mí me gustan y me han seguido gustando durante toda mi vida que son el arte, la fotografía, el cine, la representación artística, la creatividad… Todo esto gira en torno a mí y no creo que desaparezca de aquí a unos años, pero vete tú a saber, a lo mejor acabo criando caracoles en las Maldivas. ¡Y no estoy cerrada a ello! Hay una serie áreas de mi vida que me gustan mucho y que me gustaría seguir desarrollando y otras que no. Por ejemplo la faceta de escritora sí me gustaría seguir desarrollándola, ya que por ahora me está haciendo muy feliz. Pero tiempo al tiempo.

Imágenes cortesía de Amarna Miller (amarnamiller.com).

Entrevista realizada por Beatriz López.

2 Comentarios

  • Muy interesante. Es muy cierto eso de que muchas veces vas con el dogma de que una actriz porno se dedica a eso y no tiene más facetas. Me ha sorprendido gratamente ver como Marina tiene dos dedos de frente, ideas claras, cultura… Y además es abierta y honesta con su sexualidad y su forma de entenderla.

    ¡Seguid así!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *